Texto: Mario Enrique G. Portillo

Desde hace varias décadas, se crearon y utilizan los principios básicos de la seguridad física; qué desafortunadamente no han tenido cambios sustanciales. La vigilancia básica, monitoreo de intrusiones y sistemas de alarma ante problemas cotidianos, siguen siendo el abc en cualquier implementación de seguridad. Sin embargo, la tecnología ha impulsado algunas modificaciones de manera sustancial al poner las bases de todos estos procesos en la digitalización.

Con toda evolución, sobreviene una serie de retos constantes para este rubro, los cuales firman parte ya, de las necesidades básicas del mercado.

Seguridad digital

acceso digital

Estos son los ejemplos más utilizados en el rubro, pero aún teniendo todo controlado (aparentemente) de manera digital, hay riesgos que solamente el factor humano puede controlar o discernir.

Los riesgos de fallos en la tecnología no son algo que se pueda evitar definitivamente. Los dispositivos electrónicos funcionarán mal, las redes tendrán problemas de conectividad y los dispositivos de almacenamiento colapsarán. Estos son los riesgos eternos del mundo digital. Solamente podemos tomar medidas preventivas y configurar alertas para cuando hay una falla.

Monitoreo del sistema de seguridad

En la actualidad, los sistemas de seguridad modernos han visto una correspondencia con las TI tradicionales: los dispositivos de seguridad especializados que se ejecutan en la misma infraestructura que otros dispositivos de TI operativos, como switches, servidores, routers, etc. Esto significa que existe la posibilidad de monitorear todo en un solo lugar, a pesar de las tecnologías dispares.

Los mismos pasos generales que se aplican al monitoreo de entornos de TI tradicionales también se aplican a la supervisión de una red de sistema de seguridad.

Una de las ventajas del monitoreo de red es que los tipos de sistemas que puede monitorear son bastante variados, siempre que los dispositivos conectados ofrezcan tecnologías estándar (como SNMP, NetFlow, WMI, etc.). Si bien el enfoque de monitoreo sigue siendo el mismo: configurar un sensor para un dispositivo y obtener estadísticas, la red real puede verse muy diferente de una instalación a otra. Entonces, con el mismo principio de monitoreo de red, se podrá supervisar un hospital, una casa inteligente, una ciudad inteligente, o un sistema de seguridad física.

Quiero más informes.